LET ME DIE – CAPÍTULO 4 : INANICIÓN

 

LMD004

 

– ¡No pienso comer nada hasta que venga mi hyung! -Taemin pateó la bandeja de la comida, por segunda vez en el día, haciendo que uno de los platos se estrellara contra el suelo, sobresaltando a la enfermera.

 

– Ya te he dicho que el doctor Lee no trabaja hoy, y él te lo advirtió anoche. No montes una escena, asustas a tu nuevo compañero.

 

– ¡Mi nuevo compañero es un asco! ¡Quiero volver a estar solo! ¡Y quiero que mi hyung venga a comer conmigo o no comeré nada de nada!

 

– ¿Qué es este escándalo? – El doctor Kim entró en la habitación, moviendo ligeramente la cabeza, apunto de ser alcanzado por un vaso de plástico arrojado por Taemin.- ¿Otra vez en huelga de hambre? -Miró a “Muñecas”, que continuaba sentado en la cama, mirando su plato de comida, intacto.- ¿Tú tampoco comes? – Silencio como respuesta- ¿Es que los dos habéis decidido morir de inanición?

 

“Muñecas” sonrió ante la idea. ¿Por qué no se le había ocurrido antes?

 

– ¡Doctor Kim! -Exclamó la enfermera-. No les des ideas, estos chiquillos son muy peligrosos.

 

– Victoria, por favor, retírate. Yo me ocupo.

 

– Pero el doctor Lee me dio instrucciones específicamente…

 

– Me haré cargo de los mocosos, tranquila.

 

Victoria salió y el doctor Kim cerró la puerta y analizó el panorama.

 

– No voy a comer aunque me obligues.- Taemin se cruzó de brazos, acurrucado en una esquina de la cama-. Lo vomitaré todo.

 

– Joder…-Se pasó la mano por la cara, desesperado.- Taemin, escúchame bien : si sigues mintiendo a Jinki diciéndole que te estás tomando la medicación mientras actúas de esta manera, acabará quejándose al laboratorio farmacéutico. – Aquellas palabras hicieron que el pequeño recompusiera su postura.- No es tonto, y no podrás engañarle eternamente.

 

– ¿Por qué no ha venido hoy? -Preguntó, con un notable cambio de actitud en su rostro, mirando al colchón.

 

– Ya te lo ha dicho Victoria : hoy tenía el día libre.

 

– Siempre viene a verme en su día libre.

 

– Taemin… – El doctor se acercó a su cama-… Es agotador cuidar de alguien de esta manera. Si no cooperas, aunque sólo sea un poco, lo estás matando a él también, por dentro.

 

– Yo no quiero que hyung sufra…

 

– Entonces tómate las pastillas. Hazle ese favor a tu hermano. Se preocupa mucho por ti.- “Muñecas” sólo observaba la escena incrédulo. ¿El doctor Lee era el hermano de “Somníferos”? Muy poco decía a favor de un psiquiatra que su hermano menor fuera un suicida reincidente. Dejó de mirarles cuando el doctor Kim se dirigió a su cama, sentándose a los pies de ésta, mirando con detalle la bandeja llena de comida.- ¿Qué me dices de ti? ¿No vas ni siquiera a probarlo? -No recibió ninguna respuesta-. ¡Cielo santo, nunca había conocido a dos niños tan cabezotas como vosotros! -Miró al techo, desesperado-. Vais a acabar con mis ganas de venir a trabajar cada día.- “Muñecas” sonrió al escucharlo.- ¿Te hace gracia? ¿te estás riendo de mi? – Su sonrisa se incrementó.- ¿Te parece divertido frustrarme de esta manera?

 

– Déjale tranquilo.- Se entrometió Taemin, jugueteando con lo que quedaba de su comida, masticando un poco de arroz.- Sólo quiere morir. Deja que lo haga.

 

El doctor Kim se calló ante sus palabras. ¿Es que acaso aquel personaje anónimo y asocial se había hecho, de alguna manera, amigo de Taemin? ¿Podía ser que tuvieran algún tipo de relación? ¿Que hablaran de algo? Jamás había escuchado la voz del chico rubio, salvo algunos gemidos de dolor durante su permanencia en la UCI, y parecía que nunca iba a abrirse ante él. Pero en cambio con Taemin… ¿lo había hecho?

 

—————————————————————————————————————————————–

– Buenos días.- El doctor Lee apareció en el cuarto justo cuando el doctor Kim lo abandonaba. Traía un montón de papeles, lo cual sólo podía significar que iba a interrogar al chico nuevo, hacerle un millón de preguntas aleatorias y comprobar así su estado mental. Como el chico no hablaba con nadie allí dentro, era absolutamente necesario saber cosas de él.- ¿Cómo estás hoy?- El chico nuevo rehuyó la mirada del doctor Lee y la clavó en la pared de su derecha-. Imagino que debes de estar un poco desorientado, tranquilo, sólo vengo a charlar un rato contigo.

 

– Hyung, no hablará. Es muy terco.- Le interrumpió Taemin.

 

– Taeminie, ¿por qué no vas un rato a la sala de juegos? Tengo que hablar con tu compañero a solas.

 

– No te dirá nada. Es un raro.- Se levantó de la cama, no sin antes coger sus pinturas y su bloc de dibujo, y se apoyó en los hombros de su hermano-. ¿Quieres que te haga un dibujo especial como el del otro día?

 

– Por supuesto que quiero-. Le sonrió con ternura, provocando que el niño saliera de la habitación dando saltitos.- Bien, empecemos.- Sacó unos cuantos folios de una carpeta y sujetó el bolígrafo con fuerza.- ¿Sabes quién eres?- El chico se giró para mirarle, con una expresión extraña.- Quiero decir… ¿sabes cómo te llamas?- No hubo respuesta. Sólo una mirada penetrante y vacía.- Ok, ¿sabes cuántos años tienes? – Negó con la cabeza-. ¿No recuerdas nada? ¿O es que no quieres decírmelo? – El silencio tras la pregunta se hizo pesadamente largo. El doctor Lee empezaba a impacientarse y dejó escapar un notorio suspiro.

 

– Creo que… -murmuró el chico, soprendiéndole-… creo que no recuerdo nada…

 

– Podría ser…-Dejó los papeles a los pies de la cama y tocó la frente del muchacho.- No tienes fiebre, pero podrías sufrir algún tipo de amnesia post-traumática.- Le miraba con los ojos llenos de incomprensión-. No te preocupes por nada. Todavía estás un poco desubicado, es normal.- Le sonrió, mostrándose amable-. Ya recuperarás la memoria.

 

El doctor Lee abandonó la habitación sin haber conseguido información alguna y con una sensación de tristeza inusual en él. Si aquel chico realmente no recordaba nada de su vida, tenía un grave problema ante él. Si por el contrario, el pequeño suicida estaba mintiendo, tendría que dar parte a la policía. Ese era el procedimiento.

 

Jonghyun se dejó caer sobre su silla, colocando sus brazos detrás de la cabeza, preocupado. Recordó por un momento todo lo que había llegado a investigar acerca del pequeño desconocido a espaldas de la dirección del hospital. No era tan pequeño, a pesar de su apariencia, ya que acababa de cumplir los 21 años recientemente. Se alegró al descubrir que no era menor de edad y no tenía la obligación de avisar a sus padres. De cualquier modo, en los números de teléfono que había encontrado nadie contestaba. Aquella criatura parecía estar completamente sola en el mundo.

 

– Kim Kibum…-Susurró, acariciando la carpeta del expediente, todavía en blanco, sosteniendo en la otra mano aquel papel con los datos que había descubierto por su propia cuenta. Lo arrugó y lo tiró a la papelera.- Haré que recuerdes quién eres.

 

Let me die 4.1

0 comentarios en “LET ME DIE – CAPÍTULO 4 : INANICIÓN

  1. me mori del amor con jong que averiguo acerca de key♥ jaja que lindo
    antes de que dijeran que eran hermanos yo flasheaba ontae jaja
    muchas gracias por subir, espero el siguiente ansiosa
    un beso

  2. Aigoooo pero como me gustan sus fanfics

    Yo creí que habría OnTae e.e minnie es un pequeño demonio eh…es como abscuro….
    El JongKey e. Ahhh perfectos la arrogancia y la apatia de kibum es tan sexy e. Y como se preocupa jjong *u* me gusta muuuuuchoooooo pero tengo una pregunta….cada cuando actualizan?

  3. Creo que este es el mejor dibujo de todos, y del fic, no entiendo muy bien el trabajo de Onew, :/ ¿Qué es? ¿Qué tiene que hacer allí? Me gusta cuando hablan entre los médicos, me trae recuerdos de noches en urgencias xd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *