Archivos de la categoría Salerm

Restart : 2017.

Empieza el año y todos intentamos ponernos las pilas con nuevos propósitos, objetivos a cumplir, metas que alcanzar… pero a veces nos olvidamos de lo inmediatamente terrenal : recuperarnos de la “resaca” del año anterior.

Y con “resaca” no me refiero al dolor de cabeza, náuseas o mareos producidos por el exceso de alcohol, sino a lo que nuestro cuerpo sufre con los excesos de estas fiestas. Dejando a un lado lo mucho que nos pasamos con la comida, y que merece una atención aparte, me refiero al daño que causamos a nuestra piel y a nuestro cabello con todos los productos de maquillaje y fijación que utilizamos para “adornarnos” en eventos especiales como estos.

A pesar de que yo me cuido bastante la piel, es inevitable sentir en ella la fatiga y la tirantez propia de maquillar/desmaquillar/trasnochar y no salir de ese bucle durante días. Por eso siempre me tomo el día 1 del Año Nuevo como un reinicio, más que emocional, físico : vamos a poner la piel en punto muerto para empezar un cuidado intensivo.

Una buena mascarilla nutritiva (como esta de Missha) ayudará a que la piel recupere la hidratación perdida. Después de las intensas horas de bailoteo y celebraciones varias, no han hecho falta los 15-20 minutos de rigor, porque en al menos 10 minutos ya se había absorbido todo el gel que contiene la mascarilla, ¡mi piel lo estaba pidiendo a gritos!

Obviamente, no podía olvidarme del cabello. Los productos de fijación son agresivos y acaban dejando residuos que apelmazan y maltratan el pelo. Después de un lavado en profundidad y la aplicación de una buena mascarilla hidratante, un poquito de aceite.

No me puede gustar más este aceite de uva de Salerm porque es muy suave, se absorbe al momento y deja un olorcito genial en el pelo.

En último lugar, pero no menos importante, una limpieza en profundidad con un gel exfoliante corporal con un olorcito rico, como esta edición especial de Navidad de Yves Rocher que me trae loca.

Así pues, ya preparados físicamente, podemos sentarnos a planificar con todo lujo de detalles todo lo que queremos hacer en este nuevo año. ¡Vamos a por ello!

Y para ayudar a nuestro estómago también un poquito en estas frías temperaturas invernales… ¡Un buen ramen calentito!

Este, en Tonkotsu Barcelona 😛