Archivos de la categoría Hidratación

Restart : 2017.

Empieza el año y todos intentamos ponernos las pilas con nuevos propósitos, objetivos a cumplir, metas que alcanzar… pero a veces nos olvidamos de lo inmediatamente terrenal : recuperarnos de la “resaca” del año anterior.

Y con “resaca” no me refiero al dolor de cabeza, náuseas o mareos producidos por el exceso de alcohol, sino a lo que nuestro cuerpo sufre con los excesos de estas fiestas. Dejando a un lado lo mucho que nos pasamos con la comida, y que merece una atención aparte, me refiero al daño que causamos a nuestra piel y a nuestro cabello con todos los productos de maquillaje y fijación que utilizamos para “adornarnos” en eventos especiales como estos.

A pesar de que yo me cuido bastante la piel, es inevitable sentir en ella la fatiga y la tirantez propia de maquillar/desmaquillar/trasnochar y no salir de ese bucle durante días. Por eso siempre me tomo el día 1 del Año Nuevo como un reinicio, más que emocional, físico : vamos a poner la piel en punto muerto para empezar un cuidado intensivo.

Una buena mascarilla nutritiva (como esta de Missha) ayudará a que la piel recupere la hidratación perdida. Después de las intensas horas de bailoteo y celebraciones varias, no han hecho falta los 15-20 minutos de rigor, porque en al menos 10 minutos ya se había absorbido todo el gel que contiene la mascarilla, ¡mi piel lo estaba pidiendo a gritos!

Obviamente, no podía olvidarme del cabello. Los productos de fijación son agresivos y acaban dejando residuos que apelmazan y maltratan el pelo. Después de un lavado en profundidad y la aplicación de una buena mascarilla hidratante, un poquito de aceite.

No me puede gustar más este aceite de uva de Salerm porque es muy suave, se absorbe al momento y deja un olorcito genial en el pelo.

En último lugar, pero no menos importante, una limpieza en profundidad con un gel exfoliante corporal con un olorcito rico, como esta edición especial de Navidad de Yves Rocher que me trae loca.

Así pues, ya preparados físicamente, podemos sentarnos a planificar con todo lujo de detalles todo lo que queremos hacer en este nuevo año. ¡Vamos a por ello!

Y para ayudar a nuestro estómago también un poquito en estas frías temperaturas invernales… ¡Un buen ramen calentito!

Este, en Tonkotsu Barcelona 😛

 

 

Mis imprescindibles para el verano -Cosmética-.

Por si no lo sabíais, odio el verano, el calor, el sol, el sudor y el agobio. Y aquí en Barcelona no es una broma la humedad pegajosa del ambiente en esta estación del año, que afortunadamente este año parece que llega un poco más tarde de lo habitual pero nos suele acompañar hasta bien entrados en el mes de septiembre, incluso en ocasiones llegamos a octubre con la lengua fuera todavía 😛

El año pasado fue un poco tortuoso para mi porque no estuve en mis mejores condiciones físicas y me costó sobrevivir al calor, a las esperas en la estación del tren, al ataque indiscriminado del sol en las principales horas del día… Me habría quedado en casa durante al menos el mes más dolorosamente caluroso pero la vida real no nos permite esas excepciones. Así que me armé de abanico, botellita de agua, y spray hidratante para el rostro como kit de supervivencia que no podía faltar en mi bolso.

Maquillarse no era una opción cuando la cara literalmente parecía estar derritiéndose, así que evitaba incluso ponerme crema hidratante. Porque cualquier capa de grasa (ligera o no) sobre la piel se convertía en un suplicio.

Bien, este año no voy a dejarme amedrentar y, sin olvidar mi kit de supervivencia diario, me preparo de la mejor manera posible.

1- Sombrero, gorra o cualquier cosa para poner en la cabeza que sirva como parasol. No descarto usar un pequeño paraguas tampoco XD

2- Abanico, por supuestísimo.

3- Botellita de agua (que puedo mantener en la nevera del trabajo hasta la hora de irme, para que no se recaliente en el bolso).

4- Spray hidratante para el rostro, para refrescarme cuando note esa sensación de agobio o de “cara encendida”. Yo en concreto uso este, I’m Blooming de Etude House, que si me salvó la vida en el desierto de Nevada, para Barcelona bien sirve 🙂 Además controla la secreción de sebo.

Sebum control

Y mi dúo infalible :

Cremas verano

5 – Crema hidratante especial para pieles grasas. Actualmente uso la Zero Sebum de Etude House ya que tiene una consistencia en gel transparente que me parece la mejor para mi tipo de piel. Menos engorrosa y se absorbe en un momento.

6- Protector solar facial. A pesar de que con gorra/sombrero y gafas de sol apenas recibo sus rayos de forma directa, me siento mucho más tranquila sabiendo que no me voy a quemar. Tampoco suelo quemarme con facilidad porque me cuido mucho la piel, pero no me gusta correr riesgos con ella. Este verano estoy usando el Sunprise de Etude House y no me deja sensación grasa en la cara. Si además voy a exponer alguna parte del cuerpo al sol de forma prolongada (aunque sea en un paseo) también me aplico protección solar corporal.

7- Bálsamo labial muy hidratante debajo del labial, o encima, o si tiene algo de color, simplemente el bálsamo. Mis favoritos, Sweet Recipe Candy Stick y Shini Star, ambos de Etude House, que saben muy bien e hidratan divinamente.

Bálsamos verano

8- Para el cabello sigo utilizando el Salerm 21 leave in conditioner sin aclarado, que me va fenomenal, y para el cuerpo, que necesita más hidratación que nunca, y para no sentir la piel demasiado “pegajosa” uso un gel de aloe vera de Mercadona, por recomendación de una amiga, porque es muy ligero y calma la sensación de sequedad de la piel, además de las picaduras de los dichosos mosquitos tigre, que como siempre, nos dan la bienvenida al infierno veraniego.

aloe vera

En conclusión : sí, soy un vampiro y si pudiera vivir por las noches (especialmente en verano) y dormir plácidamente en mi ataúd durante el día, firmaría el contrato pero ya. Menos mal que hay pequeños placeres de la vida que nos hacen olvidar, al menos momentáneamente, lo mucho que sufrimos.

Bebida

 

 

 

Maquillaje para estados febriles apocalípticos.

Como algunos de vosotros sabréis (porque lo estuve compartiendo por mis redes sociales) días atrás tuve uno de esos virus intestinales horrorosos que me dejó fuera de juego y con la idea fija en mi cabeza de que hasta ahí había llegado mi vida. Sí, soy así de tremendista cuando estoy enferma.

Lo que se me hace más insoportable de estar enferma es tener fiebre. Mi temperatura corporal es normalmente bastante baja, por lo que con tan sólo unas décimas ya apenas me puedo mover y permanezco en estado catatónico durante horas.

En un mundo ideal uno se quedaría en la cama los días que hicieran falta hasta que la tormenta pase, pero en el mundo real en el que tenemos que atender nuestras obligaciones, como ir al trabajo, a clases o… lo que sea, no podemos dejarnos llevar por un poquito de malestar y tenemos que seguir adelante intentando no parecer un muerto viviente.

Para ello, y a pesar de que a uno no le apetece demasiado ponerse potingues en la cara cuando está en plan mocoso o febril, se me ha ocurrido compartir unos cuantos trucos para tener una buena cara a pesar de estar “muriendo por dentro”.

En primer lugar, usar un maquillaje ligero, natural y que no sea definitivamente mate porque si tenemos fiebre lo más probable es que suframos una deshidratación importante. De modo que es imprescindible usar crema hidratante antes de maquillarnos y después usar una base que no haga que esa hidratación se pierda. Lo ideal en estos casos es usar, por ejemplo, un cushion.

Este de Missha es actualmente mi favorito.
Este de Missha es actualmente mi favorito.

20160507_100953

Es importante aplicar una capa fina de maquillaje, sobre todo si tenemos algún tipo de resfriado y vamos a estar con el pañuelo en la nariz todo el día. Así que buscamos un acabado sencillo y que simplemente mejore un poco el tono de nuestra piel enfermiza, unificándola para que parezca un poquito más sana.

Si necesitamos corrector en zonas concretas, importante aplicarlo con un poquito de crema hidratante encima para evitar que se nos reseque la piel 😉

Si vamos a darle un poco de color a nuestros párpados, es una buena idea optar por sombras con tonos neutros nada estridentes porque quizá nuestros ojos llorosos no sean ideales para llamar la atención, de modo que esta paletita personalizada que fui llenando con algunas sombras de Etude House me parece ideal.

20160116_102621

Utilizar el tono más anaranjado para hacer un pequeño smokey eyes le dará un toque de luz a tu mirada sin hacerla demasiado llamativa. Como eyeliner lo mejor es huir del color negro, que le daría un todavía más dramatismo a tu estado, y elegir un color marrón mucho más natural. Y si te sientes lo suficientemente cómoda como para usar máscara de pestañas, mejor que sea waterproof o te durará un suspiro XD

La parte fundamental (para mi) de un maquillaje de “buen aspecto” es el colorete. Optar por un tono rosado es lo mejor si queremos que nuestra cara parezca saludable. Un color rosado sutil alejará la palidez de nuestra piel, haciéndola mucho más humana.

Etoinette

Finalmente, usaremos un labial de tono anaranjado, ya que está comprobado que aporta mucha más luminosidad al rostro.

20160507_101013
Se nota que lo uso mucho, ¿eh?

Y por supuesto, ¡nunca dejes de cuidarte! Bebe muchos líquidos, toma la medicina que sea necesaria, y no te sobreesfuerces.

¡Mejórate pronto!

 

 

 

Cuidado del cabello.

Hace una semana fui a la peluquería porque ya llevaba casi un año sin pisarla debido a que quiero dejarme el pelo largo una temporada. Pero como la última vez que me lo corté me lo dejé bastante corto, ha estado creciendo de un modo bastante desigual y no tenía para nada forma de melena por mucho que ya tuviera una longitud considerable. Unido a esto está el hecho de que en 2013 me hice mechas en dos ocasiones y me dejaron el pelo un poco/bastante estropajoso y seco (a pesar de tener las raíces grasas, como de costumbre, todo un cholllo, ¿eh?). Eso unido a la mala calidad del agua que tenemos en Barcelona, contribuyen a deslucir y opacar el aspecto mucho.

Así pues, en vista del desastre de deshidratación de mi pelo, puntas abiertas y quebradizas, y crecimiento desigual, me decidí a saneármelo un poquito, y ya que crezca con un aspecto más saludable. Y la sorpresa fue inmensa cuando al salir de la peluquería me di cuenta de que mi melena se veía todavía más larga que cuando entré. ¿Por qué? Porque a pesar del corte la redefinieron. Sanearon las partes destrozadas y la cortaron en capas, para así darle un poco más de volumen, ya que mi pelo es muy lacio, y obviamente me aplicaron productos de hidratación fenomenales.

Por consejo de mi peluquera me compré una mascarilla profesional (me vio el pelo tan seco que hasta me preguntó si usaba mascarillas; quise llorar :'( ) y unos días más tarde también me hice con un champú. Como llevo sólo un  par de semanas probándolos y el efecto nutriente del baño de color todavía persiste, no puedo emitir todavía un juicio sobre si funcionan o no, pero desde luego estoy notándome el pelo mucho más limpio (básicamente porque estoy siguiendo el consejo que me dio de no aplicarme productos desenredantes en la raíz) y más brillante e hidratado. Tampoco estoy usando el secador para nada y así no colaboro a la deshidratación. Voy a seguir con la misma rutina más los consejitos de los profesionales mientras sigan funcionando y a ver si acabo recuperando el brillo y la textura de mi cabello, o incluso consigo mejorar su aspecto y su salud original. Os mantendré informados  😉

Me encanta este color :)
Me encanta este color 🙂

Collagen Moistfull – Etude House

He probado muchas cremas hidratantes desde que el dermatólogo me insistió en la importancia de su uso diario, cuando tenía unos 14 años y tuve una dermatitis considerable que afectó incluso a mi cuero cabelludo. Nunca más he tenido problemas de piel y estoy casi segura de que el problema que tuve en esa ocasión fue causado por un champú que obviamente no he vuelto a usar (y que espero que no se comercialice ya, al menos ya no lo encuentro en ninguna tienda…)

Desde ese episodio esporádico empecé a usar crema hidratante cada día y nunca he dejado de hacerlo. Empecé por una de Vichy que le dieron a mi madre en la farmacia, luego utilicé alguna de Pond’s que iba bastante bien, hasta que entré en el paraíso de la cosmética vegetal de Yves Rocher. Si bien empecé a usar productos de esa marca seducida por los regalitos que acompañaban las compras, con los años he aprendido a valorar muchos de sus productos. Pero las hidratantes faciales no son los que mejor me han funcionado.

Hasta que me decidí a probar la gama de colágeno de Etude porque había leído que era muy buena. Creo que lo primero que recibí fue una muestrecita y al probarla me quedé encantada. Al principio pensaba que si era de colágeno (y por extensión, antiarrugas) podría afectar negativamente a mi piel, que es bastante grasa, pero no fue así. Tiene una textura en gel ideal para mi piel y se absorbe en seguida. No deja ninguna sensación grasa y mi piel está hidratada todo el día. Incluso ahora, que en lugar de usar la crema estoy usando la emulsión (porque en la tienda de cosmética Miin de Barcelona no la tenían) tengo el nivel de hidratación suficiente con este producto.

Creo que definitivamente, es una buena gama. Uso también el contorno de ojos y alguna esencia que recibí de regalo, y todo tiende a dejar la piel muy fresca e hidratada, con la sensación de no necesitar nada más encima.

¿A qué esperas para probarla? Y si lo has hecho, ¿te ha funcionado tan bien como a mi?

 

A MiniKey le encanta cuidar su piel con esta gama de productos.
Si quieres tener la piel tan bonita como MiniKey, ésta es tu crema.

Poticompra.

Esta no ha sido mi última poticompra, ni mucho menos, pero me encanta tanto que la tengo que compartir.

Potis

La colección Wonder Pore de Etude House es maravillosa, y el tónico ya me lo compro al por mayor (lo recomiendo encarecidamente).

El desmaquillante  Real Art también es genial, y deja la piel limpita y cuidada.

La omnipresente crema de colágeno es ya un imprescindible en mi rutina de cuidado facial y va muy muy bien para mi tipo de piel.

El primer de A’Pieu es luminoso y con un toquecito rosado precioso. Ideal para darle un extra de brillo a la base de maquillaje.

La bb cream de Goddess Aura de Tony Moly es un amor, aunque un poco demasiado brillante para mi.

Mi adorada vendedora favorita (Bellogirl) me regaló todas las muestrecitas que veis, un mini gloss en forma de florecita para llevar colgando del bolso o del móvil,  un boli muy cuqui de Tony Moly y una bb cream de Babiphat entera (Office Lady)  que me ha  encantado.

¿Ha sido productivo o no?

 

Mi potiadicción

No sé cómo empezó vuestra potiadicción, pero la mía lo recuerdo perfectamente.

Fue con la mítica lata de Nivea azul.

Nivea

Me la ponía cada noche antes de acostarme y luego no me podía mover en la cama durante horas porque era tan nutritiva que no había forma de que se absorbiera, jajaja.

Me encantaba el olor y la textura, y la sensación que dejaba en la piel.

De aquello a esto… sólo van unos cuantos botecitos de potis más 😛

¿Cómo empezó vuestra potiadicción?

Caprichos de Etude House

Esta compra tan chuli fue como un salvavidas en medio del mar (en este caso, del desierto de Arizona).

Ese verano hicimos una parte de la Ruta 66 en moto por los desiertos de Nevada y Arizona y el spray hidratante de I’m Blooming me devolvió a la vida, literalmente. En medio de una climatología tan adversa de sol y calor extremos, me ayudó a mantener la piel hidratada y reluciente^^

La edición especial de Minime de SHINee cayó en mis manos en la versión de Key, como no podía ser de otra manera, y la Miss Bling se vino conmigo también.

El labial de la colección Color Pop en el tono más naranja posible, ¡lo adoro! y en último lugar (pero no menos importante) el esmalte Ice Cream en un tono anaranjadito precioso.

1016788_10151468025670286_1630112257_n

Digo que no es menos importante porque de hecho me gustó tanto que lo usé hasta en mi boda de Las Vegas. ¡Todo muy Marilyn!

Boda